1

Las nuevas etiquetas de las relaciones en línea

Años atrás cortar con tu pareja significaba no saber nada más de ella. Como mucho te la encontrabas por la calle o en un local que frecuentaban los amigos comunes. Quizás alguien te comentaba algo, pero ahí acababa todo. Y si la relación había terminado mal, pues ni cruzar miradas. Pero hoy en día, con la cantidad de redes sociales que hay, es casi imposible no saber como está la otra persona, como le va o incluso como vive y siente la ruptura.

Las relaciones de pareja siempre son complejas y quizá por eso nunca ha sido demasiado fácil poner etiquetas a una relación. «Amigos», «novios», «compañeros», «colegui», «con derecho a roce» y otras muchas etiquetas han sido la norma para intentar definir una relación. Códigos no siempre comprendidos y aceptados con la misma intensidad por amigos, familiares e incluso la misma pareja. Tanto es así que poner una etiqueta en una relación ha sido frecuentemente más negativo que positivo.

Llegan las redes sociales y se va creando un amplio campo de opciones de relacionarse. Y por ello nuevas etiquetas, muy desconocidas por las personas que no son millennials ni están avezadas con las nuevas tecnologías y el lenguaje de los jóvenes que las usan. Así que hoy vamos a explicar alguna de las nuevas palabras que ayudan a definir las relaciones que se llevan a cabo a través de las redes sociales, que actúan, podríamos decir, como «modernas Celestinas».

  • Stalking. Del inglés «to stalk». Significa acosar, perseguir. Se emplea básicamente para definir que una persona revisa los contenidos que publica otra. Especialmente referido a Instagram, la idea es saber lo que hace durante todo el día. Es relativamente frecuente cuando una relación se rompe «acabando mal» y se busca saber lo que hace la otra parte. Se puede considerar delito y está tipificado en el Código Penal, como explica CincoDías AQUÍ.
  • Birdboxing. Palabra derivada de la película Bird Box, del año 2018. Se emplea para definir a una persona que está en la etapa de enamoramiento loco o «estar en una nube». Ya lo explicaba la revista GQ en este artículo del 2019.
  • Orbiting. Hace referencia a que una relación no va bien. Cuando una persona no contesta mensajes, no responde las llamadas y parece que no le interesa la otra persona… pero sí ofrece «likes» a las publicaciones o reacciona a las stories de la otra persona o incluso comenta alguna foto. Vendría a ser algo así como «si, pero no». O más bien «no, pero sí». Tienen más información en un artículo de La Vanguardia AQUÍ.
  • Curving. Esta palabra define un desinterés por la otra persona. En lugar de abiertamente comunicar este desinterés, lo que hace es tardar mucho en responder, ofrecer respuestas lacónicas o excusas para no verse en persona. De nuevo recurrimos a GQ, que lo explica AQUÍ.
  • Ghosting. Del inglés ghost, fantasma. Es una de las palabras estrella, porque se usa muchísimo. Se trata de cortar por lo sano, darle plantón a la otra persona. Se usa cuando después de una relación fluida a través de WhatsApp u otra red social, uno desaparece sin más. Lo pueden leer en este artículo de la revista Cosmopolitan.
  • Instagrandstanfing. Hace referencia a los momentos iniciales de una relación. Se trata de llamar la atención de una persona publicando contenidos en Instagram que le resulten interesantes a la otra persona. O sea, no se contacta directamente, esperando que sea la otra persona la que, movida por el interés de lo publicado, acabe contactando.

Lo cierto es que los smartphones y las redes sociales se han convertido en herramientas favoritas de los jóvenes que las usan para sustituir algunas experiencias físicas, como demuestra el “Estudio sobre Tecnología y Emociones” elaborado por WIKO, una marca francesa de telefonía móvil que pueden leer AQUÍ.

Sin embargo es preciso advertir sobre algunas de estas prácticas. Alguna ya puede describirse como delito, como hemos visto. Pero casi todas ellas pueden llevar a un descrédito personal en Internet y en las redes sociales. Los jóvenes y no tan jóvenes cuelgan fotos con mucha facilidad sin pensar en las consecuencias negativas que estos actos pueden conllevar. Hay muchos ejemplos de problemas con fotos en Internet, que tienen sus derechos de autor o que violan la propiedad intelectual. Les recordamos que entre nuestros servicios también está el asesoramiento legal. Luchar contra todo ello es también una de las razones de ser de ProMonitor.

Imagen principal: Gerd Altmann en Pixabay




Sextorsión, grooming y otros peligros de las RRSS

Las Redes Sociales (RRSS) han ido ocupando nuestro espacio vital casi sin darnos cuenta. Y ciertamente son muy útiles en muchos casos. Pero también hay que ser conscientes de sus peligros y de lo bien que aprovechan sus debilidades los ciberdelincuentes. En este artículo les explicamos algunos de los últimos casos detectados, como el grooming o la sextorsión.

Sextorsión, grooming y otros peligros de las RRSS
Sextorsión, grooming y otros peligros de las RRSS

Seguramente el rey de las aplicaciones sea WhatsApp. Sus datos no dejan lugar a dudas: Más de 2 mil millones de personas en más de 180 países usan WhatsApp. Una aplicación gratuita, que posibilita el contacto con amigos, familiares, compañeros de trabajo, crear grupos de todo tipo… Pero el rey no ha estado nunca exento de críticas ni de acusaciones de poca transparencia. Por eso los ciberdelincuentes ya se han ocupado de encontrar las rendijas de seguridad para idear en su lado oscuro.

Hace relativamente poco WhatsApp ha incorporado la opción de enviar fotos y vídeos que desaparecen de los mensajes enviados nada mas ser visualizados por el destinatario. «Visualización única» es el nombre de esta opción que otras plataformas como Telegram ya habían implantado. Pensada en principio para aumentar la seguridad de los usuarios, los ciberdelincuentes han visto rápidamente que la opción permite hacer capturas de pantalla. Y eso puede usarse con fines delictivos. El más conocido es la extorsión por motivos sexuales, un delito que la Secretaría de Estado de Seguridad reconoce que ha aumentado un 46% desde el año 2018.

En esta misma línea delictiva encontramos el grooming, que es el acoso y abuso sexual de menores por parte de adultos. Esta práctica es mucho más común en TikTok, la red social preferida por los adolescentes en este momento. Crear un perfil falso, fingir ser un menor o un influencer es pan comido para los delincuentes que generan un vínculo de confianza que les lleva a solicitar contenidos sexuales. A partir de aquí, con la captura de WhatsApp o con los contenidos de TikTok, el criminal hace chantaje para no divulgar estos contenidos. Puede pedir dinero o favores como enviar nuevos contenidos sexuales.

Instagram también se ha convertido en un problema, porque se pueden hacer ataques bajo demanda. En este caso también se aprovechan de los sistemas de protección de Instagram y a cambio de un pago se puede inhabilitar cuentas de otros usuarios. El modus operandi es sencillo: desde foros clandestinos se publicitan trabajos para inhabilitar cuentas particulares de Instagram. Las ofertas de servicios para inhabilitar cuentas suelen ser baratas, lo que facilita la extorsión a todo tipo de usuarios. Además, a este tipo de ciberdelito se le añade el proceso contrario: pagar por restaurar una cuenta eliminada.

Es fácil imaginar que los ciberdelincuentes capaces de usar las RRSS para estos hechos delictivos también lo tienen fácil para copiar, usurpar, falsificar o robar producto físico o digital. Posteriormente chantajear a los verdaderos propietarios de esos productos, que además verán mermada muy seriamente su reputación online. Todos estos problemas pueden solucionarse o anticipándose a ellos con los servicios que ofrece ProMonitor y que pueden ver AQUÍ.

En la web de Panda Security, una empresa especializada en la creación de productos de seguridad, pueden leer un interesante artículo donde se explica el significado de sexting y sextorsión.

También encontrarán mucha información en la web PantallasAmigas.net. Se trata de una iniciativa de la Fundación Edex, una organización no lucrativa dedicada al desarrollo positivo de menores y adolescentes. Pantallas Amigas nació en el año 2004 con la misión de la promoción del uso seguro y saludable de Internet y otras TIC, así como el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia.

Imagen principal: Gerd Altmann en Pixabay




Como borrar cuentas y datos en diferentes redes o plataformas de mensajería 2a parte

Ya hablamos hace unas semanas que hay una ley de derecho al olvido, a nivel Europeo, y que podemos pedir a diferentes plataformas y buscadores que retiren o desindexen la información que no queramos que aparezca, aunque sea un proceso engorroso y/o tedioso, se puede hacer.

TweetDelete

Un ejemplo sería Google, el buscador, y le pediríamos que no mostrara cierta información personal nuestra, siempre y cuando cumpla los requisitos que ellos demandan. Lo podemos comprobar en ESTE enlace, y como veremos las condiciones son numerosas, pero si conoces el sistema, es factible, y da resultado. ¿Como conocer el sistema? Pues probando mucho, muchas veces, prueba y error, y diciendo al Sr Google, que eres de los buenos.

Vamos con otro, en este caso Facebook, que también tiene la posibilidad para eliminar tu cuenta, y todos tus datos vinculados. Antes como veréis, os deja realizar un backup y descargarlo, o desactivar la cuenta en lugar de borrarla (por los datos, claro, para que los sigan teniendo disponibles para sus fines). El link es ESTE.

Sin ser tan drásticos, en Twitter por ejemplo, podemos purgar contenido antiguo, y de forma automática con un par de aplicaciones, como son TweetDelete y Tweet Deleter. Por si te haces famoso, o has pasado unas vacaciones «geniales» y te vas a incorporar a una gran empresa, y tienes que guardar las apariencias.

Pero claro, hay muchas plataformas, y hay muchas alternativas, desindexar, borrar contenido concreto, toda la historia, etc… y luego si eres alguien relevante y lo que quieres es ser anónimo y autónomo, hay que cambiar protocolos, técnicas, hábitos y costumbres.

Pero nosotros te podemos ayudar con todo este tema y más, no dudes en preguntarnos.




Como borrar cuentas y datos en diferentes redes o plataformas de mensajería.

Datos digitales y derecho al olvido

Uno de los servicios que no prestábamos desde un principio, pero que la gente nos ha demandado, y sobre todo a raíz de la nueva política de uso de Whatsapp (que no es tan nueva), que hay que aceptar para usar la app, y que consta que todos los datos de la aplicación se podrán usar por la empresa en Facebook con fines publlicitarios. Y decimos que no tan nueva, porque al comprar Facebook la aplicación de mensajería, ya lo hacían, y fueron las numerosas denuncias y multas de la Unión Europea, las que forzaron a la empresa a dividir la propiedad de las dos, y separar los servicios. Osea, es una vuelta atrás en los derechos, pero es lo de siempre, si usamos algo gratis, el producto somos nosotros.

Aunque tenemos una ley Europea, de «Derecho al olvido digital», no es fácil darse de baja en vida, nosotros, nuestra cuenta y nuestros datos, ya que alguna de esas se puede hacer por separado, pero todo junto puede resultar una odisea. También, localizar los formularios para darnos de baja, puede resultar en Epopeya!. Y ya no hay que decir los problemas que pueden derivar si es una persona representada por nosotros, como un familiar fallecido.

Hay servicios como https://justdeleteme.xyz/ donde te indica la facilidad, y como hacerlo, con un link a el apartado o formulario de cada servicio.

Pero puede saber que no sepas sabes ni las cuentas que tienes, o por tiempo, dificultad o ganas, no quieras hacerlo tú. Así que pregúntanos, podemos averiguar todas tu cuentas, y realizar todos los trámites por ti.